Sillas de oficina

Comodidad y ergonomía

Mostrando todos los resultados (25)

¿Cómo elegir sillas de oficina?

Las sillas de oficina son un elemento clave en nuestro día a día. Tenemos que darnos cuenta de que pasamos (en el mejor de los casos) 8 horas sentados, por lo que es importantísimo intentar tener una buena base a la hora de escoger. No solo es por comodidad, elegir la silla de oficina perfecta se convierte en una cuestión de salud.

Las personas no somos clones, por lo que habrá gente más alta, más baja, más delgados o más corpulentos, por lo que no busquemos una silla de oficina estándar ya que sencillamente no existe. Una silla universal debe de ser adaptable a cada usuario, si bien en el siguiente párrafo describiremos algunas de las características comunes que SI deberían tener.

¿Cuál es la silla de oficina más cómoda?

Hay que saber diferenciar entre una silla de oficina cómoda y una silla de oficina ergonómica. Cuando nos sentimos cómodos, no vamos a cambiar de postura en mucho tiempo y es ahí donde comienzan los dolores muscoesqueléticos. Lo mejor que podemos hacer es levantarnos cada cierto tiempo y realizar algún tipo de estiramientos, sobre todo hay que estirar la espalda, el cuello, las piernas y los brazos, así reduciremos notablemente la tensión muscular y mejoraremos el riego sanguíneo.

Las características comunes y obligatorias que debe tener una silla de oficina son:

Ruedas de sillas de oficina: facilitaremoslos movimientos en nuestra oficina y vamos a rehuir posiciones que nos fuercen. Hoy en día tenemos a nuestra disposición modelos en los que el respaldo es basculante y nos acompaña en todos momento, incluso cuando nos desplazamos con el cuerpo hacia la izquierda o derecha. Son modelos como la silla Tnk Flex o la silla oficina ergonómica 3.60

Asiento regulable en altura: el pistón o bomba de gas es el mecanismo encargado de subir y bajar el asiento. Habitualmente, activamos este mecanismo con una palanca o maneta situada bajo el asiento. Los pies deben quedar en el suelo y nuestra postura de unos 90º.

Características recomendables en sillas oficina

Son características que van a facilitarnos tener un mayor confort y posibilidades de personalización. Entre ellas podemos encontrar:

Profundidad del asiento: también llamado mecanismo Trasla, se encarga del recorrido del asiento y regula la distancia del asiento respecto del respaldo. Así conseguiremos que se adapte a diferentes usuarios con distintas características antropométricas.

Apoyo lumbar: buscamos que nuestra espalda quede recogida y con un apoyo lumbar en nuestra silla de oficina vamos a conseguir una adaptación a cada usuario, reforzando la tensión en los punto donde el peso es mayor.

Brazos regulables: existen varios tipos de brazos, desde los brazos fijos que no pueden moverse hasta brazos que pueden regularse en altura y anchura (a los que llamamos brazos 2D) o brazos regulables en altura, anchura y con movimiento pivotante 360º (que se corresponde con los brazos 3D)

Respaldo basculante: tambien llamado mecanismo syncro auto-pesante. Nos permite regular la tensión del respaldo y suele incorporar diferentes posiciones de respaldo definidas que suelen recorrer hasta 30º nuestro respaldo.

Cabecero: un complemento que puede ir tapizado o con malla y en el cual podemos apoyar nuestra cabeza en momentos de relax tan necesarios en nuestro día a día.

¿Cuál es la mejor silla de oficina?

Cuantos más mecanismos tenga nuestra silla oficina, más posibilidad tendremos de encontrar la postura perfecta. Si bien es cierto, que cuantos más mecanismos posea, más elevado va a ser su precio. Sin embargo en nuestra tienda online, disponemos de un completo configurador en el que (dependiendo del modelo de silla) puedes escoger o no ciertos mecanismos. De esta forma, podemos encontrar, por ejemplo, la silla Stay en la que podemos elegir o no el respaldo basculante, o también podemos incorporar un cabezal para mayor confort.

¿Cómo evitar posiciones incorrectas?

1.- Si nuestra posición baja respecto a la mesa de oficina, nos producirá sobrecargas cervicales.

2.- Si nuestro apoyo es incorrecto sobre el respaldo, nos ocasionará molestias lumbares.

3.- Si las piernas están demasiado estiradas o excesivamente flexionadas tendremos sobrecargas en las articulaciones.